La lactancia materna sobra casi decir que es el hecho de amamantar a un bebé, pero hoy vamos a explicar todo lo que debemos saber sobre el ...

La Lactancia materna, mitos y verdades.

febrero 23, 2019 Laura Gavilán 0 Comentarios

La lactancia materna sobra casi decir que es el hecho de amamantar a un bebé, pero hoy vamos a explicar todo lo que debemos saber sobre el comienzo de la lactancia.

Durante el embarazo, desde el momento cero, nuestro cuerpo se prepara para amamantar. Antes del nacimiento hay mujeres a las que ya le empiezan a gotear los pechos y otras a las que no. Nada más nacer el cuerpo crea hormonas que hacen que la producción de la leche esté ya en proceso.

En los primeros días no se tiene leche. Por lo general la subida de la leche suele darse sobre el tercer día aunque esto no quiere decir que no podamos amamantar hasta la subida de la leche. Antes de la subida nuestro cuerpo aporta al bebé los calostros.

Calostro se le llama al líquido que segregan las glándulas mamarias durante el embarazo y tiene un color amarillento y es excesivamente denso, esto se debe a su alto contenido calórico. Este líquido contiene las calorías, nutrientes y proteínas suficiente para alimentar a nuestro bebé. De hecho, lo más destacado de este líquido es la cantidad de proteínas que ayudan a combatir infecciones. Las mamás siempre pensamos que no se produce mucho líquido y el bebé se quedará con hambre, pero esto es totalmente erróneo ya que el cuerpo de la mujer siempre va a adaptarse a las necesidades de su bebé, produciendo siempre la cantidad demandada por este desde que nace.

La Lactancia materna, mitos y verdades. Durante los primeros seis meses la lactancia debe ser exclusiva. Muchas mamás se preguntan si su bebé necesita agua, pero lo cierto es que el pecho aporta la hidratación necesaria para el bebé, siendo contraindicado ofrecer agua al bebé antes de los 6 meses, puesto que el agua puede llenar su pequeño estomago y esto puede conllevar la pérdida de una toma, las cuáles son importantes para el crecimiento del bebé. Durante todo el periodo de lactancia esta debe ser a demanda, ya que el bebé sabe cuando necesita alimentarse y durante cuanto tiempo. 

A partir de los 6 meses empezará la alimentación complementaría, pero esto no significa que la leche ya no alimente, sino todo lo contrario. La leche seguirá siendo su principal alimento, y la comida sólo cumple la función de enseñarle la propia actividad de comer. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda como mínimo amamantar al bebé hasta los dos años, siendo de vital importancia los 6 primeros meses, y durando este periodo de lactancia tanto como la madre y su bebé deseen.
La mayoría de las madres abandonan la lactancia materna en torno a los 3 meses del bebé dónde se produce la "crisis de lactancia" más fuerte que tienen los bebés (de las cuales hablaremos en el siguiente post) Esta "crisis" de nuestros peques suelen hacer creer a las mamás en los mitos de la sociedad como que no tienen suficiente leche o que su leche no alimenta, siendo todo esto falso. Esta "crisis" es larga y puede llegar a durar un mes. La única recomendación para esto es tener paciencia.

Cuándo tanto madre como bebé estén preparados para el destete, deben hacerlo gradualmente suprimiendo algunas tomas. Mi recomendación es suprimir tomas de día, y poco a poco ir quitando las de la noche, ya que el bebé tiene dos formas de succión:
  • Nutritiva, el bebé succiona para alimentarse.
  • No nutritiva, el bebé usa el pecho para calmarse y sentirse protegido cerca de su mamá. Esta succión suele usarla al final de la toma y por las noches puede ayudar mucho a que se tranquilice para dormir, es por eso por lo que recomiendo que se quiten primero las tomas de días y por ultimo las de la noche.
También me gustaría añadir que el cuerpo de la mujer es sabio a la par que mágico: por la noche la leche alimenta más que por el día, debido a que la mujer produce mas prolactina. Además también produce más oxitocina, lo cuál ayuda a la madre a descansar mejor.

0 comentarios: