Muchas mujeres tienen miedo de que les salgan grietas en el pezón y no es cualquier tontería ya que esto suele ser uno de los motivos prin...

Las grietas en el pezón, cómo evitarlas, por qué salen y cómo curarlas.

marzo 06, 2019 Laura Gavilán 0 Comentarios

Muchas mujeres tienen miedo de que les salgan grietas en el pezón y no es cualquier tontería ya que esto suele ser uno de los motivos principales por los que se abandona la lactancia materna, además de ser un claro dolor para la mamá. En esta entrada te ayudaremos a evitar las grietas, te explicaremos por qué salen y por último cómo curarlas.

Las grietas en el pezón son unos cortes profundos que suelen salir por que el bebé no está succionando correctamente, lo cual suele ocurrir cuando:

  • El bebé aún no sabe mamar correctamente, para esto podemos hacer el truco del pezón en la nariz: el pezón debe colocarse en la nariz del pequeño y cuando este abra la boca (la abrirá lo máximo que él pueda para poder llegar a cogerlo, lo hacen por instinto) se llevará el pezón a la boca. Esto hará que el bebé esté forzado a hacer un buen agarre, no obstante debe vigilarse que el bebé tenga toda la aureola (o lo máximo posible) dentro de la boca y los labios deben estar doblados hacia fuera.
  • La posición en que el bebé está colocado no es la correcta, para asegurarnos de que la posición es la correcta debemos poner al bebé con su barriga en la nuestra (barriga contra barriga). Nunca debe estar la mamá inclinada para amamantar, esto además de provocar las grietas puede producir dolores intensos de espalda y cervicales.
  • Los sujetadores que no sean de lactancia, sobretodo si tienen espuma, o la ropa demasiado ajustada puede dificultar al bebé el momento del amamantamiento.
  • El frenillo corto, hay muchos bebés que nacen con frenillo corto y esto hace que no puedan tener una correcta succión. En este caso debe hablar con su pediatra para que organice una cita para la intervención, la cuál seguramente sea en el hospital. Sí, suena muy dramático, pero no lo es tanto, realmente es una intervención sencilla que se hace con anestesia local y podrá llevarse al pequeño a casa el mismo día.
Las grietas en el pezón, cómo evitarlas, por qué salen y cómo curarlas.

Además, para evitar las grietas también debe tenerse en cuenta que la mamá tiene que empezar a poner remedio desde el primer momento en que note el dolor, ya que cuanto más veces mame el bebé haciéndole daño, más lenta será la cura; de igual manera no se debe limitar la frecuencia de las tomas, puesto que la saliva es curativa, y el bebé aporta su saliva a la hora mamar, además si se deja de ofrecer el pecho se puede crear una obstrucción mamaria (mastitis) y esto puede desembocar en el final de la lactancia materna.

Para curar las grietas del pezón existen varias opciones. Hace un par de años el personal medico mandaba cremas (tipo vaselinas) para el pezón las cuales había que limpiarlas antes de ofrecer el pecho al bebé y esto provocaba apertura en la grieta de nuevo. Hoy en día, se ha descubierto que la mejor forma de curar las grietas es dejando los pechos al aire el tiempo máximo posible y poniéndose aceite de oliva o preferiblemente, la misma leche. Apretando un poquito el pezón saldrán unas gotitas de leche y estas mismas se frotan un poco por el pezón y se dejan secar. Tanto en el caso del aceite como en el de nuestra leche, no es necesaria la limpieza antes de ofrecer al bebé el pecho.

Espero que esta información os haya sido útil y recordad que podéis dejar vuestra experiencia u opinión en los comentarios. ⇩⇩⇩

0 comentarios: