A un bebé recién nacido le cuesta un arduo trabajo concentrarse en su entorno. Hay demasiados focos de distracción y poco a poco tiene que...

Quítale el móvil al niño

marzo 10, 2019 Laura Gavilán 3 Comentarios

A un bebé recién nacido le cuesta un arduo trabajo concentrarse en su entorno. Hay demasiados focos de distracción y poco a poco tiene que aprender que atender a ciertas cosas conlleva un premio. Ejemplo de esto es la capacidad de encontrar el pezón de la madre durante la lactancia para lograr alimentarse. 

Con el tiempo el niño aprende a fijarse en cada elemento del entorno y dichos elementos cada vez pueden ser menos "atractivos". Por ejemplo: será difícil que un recién nacido preste atención al sonido de las hojas de un árbol al moverse con el viento, sin embargo, sí moverá toda su curiosidad hacia un sonajero agitado por su mamá. Sin embargo, el objetivo, es que nuestros pequeños sean capaces de "enfocar" matices más sutiles de su entorno y aparentemente menos atractivos como puede ser el mencionado movimiento de las hojas de un árbol. 

Lo mencionado es, en resumen, la capacidad de concentración de nuestros peques. Lograr que no solo muestren atención hacia estímulos "saturados" como pueden ser los dibujos animados que ven por la tele o el móvil y lograr atender a cosas mucho más estáticas como leer un libro o escuchar con atención una conversación entre personas del mundo real. 

Cuando los padres abusan del uso de las nuevas tecnologías para distraer al niño fomentan que este pierda la capacidad de concentrarse en lo que no grita,brilla, tiene colores vivos y hace musiquitas... Poco a poco tiene la consecuencia de que nuestros pequeños pierdan el interés en los matices de su entorno. Y lo peor de todo esto es que jamás, ningún tipo de contenido digital, podrá igualar la riqueza del medio en el que vivimos. 

Los padres usan los dibujos y los cantajuegos para distraer a los niños cuando más necesitan concentrarse: evitar el lloro, al comer, al vestirse, incluso para dormir... Logramos así algo alarmante como el hecho de que se esté disparando el diagnóstico de TDA (trastorno de déficit de atención) a lo largo de la vida escolar de nuestros peques. Este trastorno, sin embargo, es muchas veces erróneamente diagnosticado por presentar el niño síntomas similares pero siendo el origen no esa enfermedad si no unos malos hábitos de pequeño.

Pero, ¿significa eso que mi hijo no debe ver nunca dibujitos en el móvil? No, el niño puede ver cualquier contenido propio para su edad pero nunca como comodín para lograr que se calle, coma o duerma...  

Estamos logrando, haciendo mal uso de la tecnología, niños impacientes, poco atentos, y con escasa capacidad de esfuerzo. 

Quítale el móvil al niño TDA trastorno deficit de atencion

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu punto de vista, sobre que los niños y niñas, hoy en día pasan el mayor tiempo de su vida en frente de las pantallas, y la mayor parte de ellos influenciados por sus padres, solo por el simple hecho de que no les molesten.
    También estoy de acuerdo en que hoy en día, cada vez, más casos de (T.D.A -H) Trastorno por deficit de Atención con o sin hiperactividad. Por lo que pienso y creo al igual que tú, que el uso de dichos aparatos, no deberían ser utilizados para que los niños no molestasen a sus padres.
    En general, muy buena entrada. De mis favoritas hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, muy buen post. Puedo ver a diario padres que a la mínima conectan el móvil para que el niño se entretenga y deje de molestar. Aunque la forma correcta sería: para ellos no molestarse en interactuar con sus hijos. Si el niño demanda atención, hay que interactuar, jugar con él, contarle algo que llame su atención... cualquier cosa viene bien. Personalmente, mi hijo no sabe lo que un móvil, pero no sabe que sirve para otra cosa que no sea llamar a alguien. Ve la televisión a diario, sí, pero sobre 30 minutos y estando nosotros delante. En pequeñas dosis, puede ser beneficioso para que conozca lo que no pueden aportarle otros juguetes, como coches o animales moviéndose o cantando. Respecto a las tareas del hogar, lo hago de igual forma, lo llevo donde yo esté y hago que participe, ya sea ayudando a recoger, preguntándole el nombre de lo que haya en esa habitación o cualquier cosa por el estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME da la sensación de que lo estás haciendo muy bien y te felicito por ello. Es cierto que da mucha tristeza ver como los niños son callados con un teléfono... En mi caso pasó ayer algo divertido, se lo dieron con dibujos puestos y él se lo puso a la oreja diciendo: ¿yaya? ¿yaya? Puesto que él entiende que el teléfono es para llamar a la yaya y el yayo jajaja. Muchísimas gracias por tu comentario.

      Eliminar