¡Hola a todos! Antes que nada, quería agradecer la oportunidad que me brinda Laura, compañera blogger, al permitirme escribir un post invit...

Destete nocturno

mayo 14, 2019 Laura Gavilán 0 Comentarios

¡Hola a todos! Antes que nada, quería agradecer la oportunidad que me brinda Laura, compañera blogger, al permitirme escribir un post invitado en su blog. Como autor de artículos sobre maternidad, hoy vengo a colaborar con un post sobre el destete nocturno. A mí, me encontraréis en Tusbrazos, mi columpio. Gracias y espero que os ayude mi experiencia.


¿Estás pensando ya en el destete nocturno?
Lo primero en que debes pensar ante esto, es que cada bebé es diferente. Mi bebé fue muy precoz en este sentido. Al cumplir los tres meses y poco más, él solo dejó de despertarse en mitad de la noche para pedir su toma. Sin embargo, lo normal es que lo hagan entre los cuatro y los seis meses. Suele ocurrir a esa edad porque es cuando ya toman una cantidad suficiente de calorías a lo largo del día, lo que hace que se sientan llenos para pasar seis o siete horas durmiendo del tirón.

Un factor a tener muy en cuenta es que el destete debe hacerse de forma gradual. ¡No vayáis a intentarlo de un día para otro! El bebé os irá dando pistas alargando el sueño entre tomas, por lo que es fácil de saber cuándo es el momento idóneo de este destete nocturno.

¿Algún consejo que nos lo aclare mejor?
Espero que con los siguientes consejos, llevéis a cabo el destete de forma exitosa:
· Tened seguro que el bebé se ha alimentado correctamente durante el día.
· La última toma del día, que sea un poco mayor que las otras. De esta forma,   intentaremos que el bebé se vaya a la cuna con el estómago lleno (¡ojo, todo en su justa medida!). La intención es que no se despierte hambriento durante la noche.
· A los niños les gusta la rutina. Debido a esto, no intentéis el destete justo antes de iros de vacaciones o de cambiaros de casa, por ejemplo. Debe ser en una época tranquila, cumpliendo sus horarios. Siguiendo esto, no notará demasiada diferencia y facilitará el destete nocturno.
· Si la lactancia ha sido materna y la mamá ha sido quien lo ha amamantado frecuentemente, es decir, el papá apenas le ha dado biberones, es hora de cambiar los roles. El bebé seguirá buscando a su mamá y su olor corporal, por lo que poner la cuna al lado del papá y que sea éste quien se levante a dar las tomas nocturnas, también puede favorecer el destete. En mi caso, este consejo daría igual, ya que nos repartíamos las tomas para poder dormir más horas seguidas y estar más descansados para afrontar el siguiente día con mejor cuerpo.
· Como último consejo, pero no menos importante, retomo lo dicho casi al principio del post: si el niño no puede pasar la noche sin su toma, no hay que forzar la situación. Se le dará su toma como cualquier otra noche y dejaremos pasar unas semanas hasta volver a probar.


Y vosotros, ¿estáis preparados para iniciar el destete nocturno o lo habéis probado ya? ¡Dejad un comentario con vuestra experiencia!👇👇

0 comentarios: